3.9 C
Madrid
sábado, diciembre 5, 2020

Mensaje de una enfermera a los irresponsables que ponen en riesgo la salud de los demás.

Más leídos

El niño y la niña solitarios

El niño y la niña solitarios es un producto de nuestro tiempo. Puede ser, sin duda, que se desarrolle como consecuencia de una conducta...

El niño y la niña solitarios

  Benditos sean para siempre...     El niño y la niña solitarios es un producto de nuestro tiempo. Puede ser, sin duda, que se desarrolle como consecuencia...

La Democracia es un medio

El objetivo de la democracia no es solo negociar los asuntos públicos, que también, sino permitir que el ciudadano/na desarrolle su potencial humano. Por...

Lujain al Hazlul y los derechos de las mujeres en Arabia Saudita

Por Alberto Galeano El caso de Lujain al Hazlul, una destacada luchadora feminista que será juzgada por un tribunal antiterrorista en Arabia Saudita, refleja las...

«¡Hola!
Me llamo Eva, tengo 25 años y soy enfermera. Llevo 48 horas en aislamiento preventivo.

Decidí pasar mis vacaciones trabajando, para poder seguir formándome, para poder independizarme pronto, para aprender y porque me encanta cuidar (Sí, no tenemos sueldos millonarios, ya ves).

Lo que nunca imaginé es que estaría en mis únicos 5 días libres que tenía, metida en mi habitación, comiendo sola y desinfectando el baño cada vez que voy hacer pis.

Escribo esto porque no quiero que dentro de un mes, cuando todo se desborde y estemos como al principio, salgáis a aplaudir. No os preocupéis, intentaremos cuidaros y sanaros sin aplausos. Somos personas que hemos jurado hacerlo, y no héroes.

Si os fijáis, las películas de héroes siempre acaban con un final feliz, salvando a todo el mundo. Nosotros, el colectivo enfermero, somos personas, por lo que no siempre habrá un final feliz en esta historia.

Solo quiero que penséis, cuando estéis a punto de ser atendidos en una unidad de cuidados intensivos, si os merecéis ese recurso más que otra persona, que sí se ha encargado de cuidarse y protegerse, que por vuestra inconsciencia y hedonismo se ha infectado. Esa persona puede ser por ejemplo tu padre, madre, hermano,abuelo, tío, sobrino, etc. Sí, ese al que tanto quieres.

Os puedo asegurar que mis compañeros se dejaran el cuerpo y alma para que salgáis adelante, aún sabiendo que ponen a su familia en riesgo y teniendo que irse una vez más a vivir solos, por tu culpa.

La verdad es que no me pilla por sorpresa, pero tenía la esperanza e inocencia de que hubiéramos aprendido la lección. Pero no, está claro que no valoráis tener una sanidad pública. Nunca habéis hecho un buen uso de ella y ahora no iba a ser menos.

Me siento frustrada y, a pesar de tener una de las profesiones más gratificantes del mundo, hoy, me siento vacía.
Suerte».

- Publicidad -

Más artículos

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimos artículos

El niño y la niña solitarios

El niño y la niña solitarios es un producto de nuestro tiempo. Puede ser, sin duda, que se desarrolle como consecuencia de una conducta...

El niño y la niña solitarios

  Benditos sean para siempre...     El niño y la niña solitarios es un producto de nuestro tiempo. Puede ser, sin duda, que se desarrolle como consecuencia...

La Democracia es un medio

El objetivo de la democracia no es solo negociar los asuntos públicos, que también, sino permitir que el ciudadano/na desarrolle su potencial humano. Por...

Lujain al Hazlul y los derechos de las mujeres en Arabia Saudita

Por Alberto Galeano El caso de Lujain al Hazlul, una destacada luchadora feminista que será juzgada por un tribunal antiterrorista en Arabia Saudita, refleja las...

Incidentes en el velatorio de Diego Maradona en Casa Rosada (IMÁGENES EXCLUSIVAS)

Después de que hubiera comenzado a las 6 de la mañana en Casa Rosada el velatorio del astro mundial del fútbol, Diego Armando Maradona,...
Ir a la barra de herramientas