19.1 C
Madrid
lunes, octubre 18, 2021

EL BELLÍSIMO “SANTIAGO QUIOTEPEC” LA TIERRA DE LOS QUIOTES PARA EL MUNDO.

Más leídos

Un pueblo con 300 habitantes, con una gran riqueza natural y con una interesante historia. El Marqués del Valle de Oaxaca, estableció un cacicazgo en este pueblo, el cual estaba dentro del que el Marqués, también llamó como: “Camino Real a Oaxaca”.

Kevin Soriano es un personaje destacado, nacido en este hermosísimo pueblo pintoresco, en donde con su arte, en su calidad de “Artista Muralista”, ha dado un gran colorido y belleza a lugares emblemáticos, resaltando su belleza y plasmando con colores y figuras, aspectos relevantes de su historia, que les dan mucho más importancia, valor y armonía al patrimonio cultural de Santiago Quiotepec. Más adelante te platicamos más, sobre este importante artista, que además es arquitecto.

Por: Lucio Gopar.       Fotos: Omar Maya Calvo/Kevin Soriano.

Mural histórico de Santiago Quiotepec que representa la época prehispánica, el ferrocarril y la vida en Quiotepec. Obra del muralista y arquitecto: Kevin Soriano.

Como se encuentran los tesoros, llenos de riquezas, así apreciaremos al llegar a Santiago Quiotepec, un pueblo que pertenece al municipio de San Juan Bautista Cuicatlán, ubicado entre la Sierra Mazateca y la Serranía Mixteca-Chocholteca, con un patrimonio natural abundante y hermoso. Dentro de la flora semidesértica que tiene este lugar, destaca una cactácea que no se encuentra en ningún otro sitio; son las rosetas, así se le denomina a una cactácea endémica de esta región, que se logra entre las piedras, gracias a su clima predominante, en donde se conservan 9 tipos de vegetación y cerca de 2,700 especies identificadas, pero estos detalles te los dan a conocer, cuando te acompaña un guía por un sendero interpretativo, ya que es parte de sus atractivos turísticos, el realizar este tour, en donde te sorprenderás gratamente con la belleza natural que poseen.

Vista de Quiotepec desde el Cerro del Campanario.

Se cuenta que este pueblo fue fundado en la época prehispánica 300 años A.C. y su nombre proviene del náhuatl “Quiotl” que significa tallo donde florecen los magueyes, y “Tepetl”, que quiere decir: Cerro de los Quiotes”, para posteriormente adoptar la veneración de Santiago Apóstol, conformándose así su nombre actual.

Un lugar con una historia interesante, puesto que se cuenta que el pueblo fue colonizado por el expansionismo del imperio zapoteca, siendo este lugar identificado como el límite norte de este imperio, por lo que aquí se estableció una fortaleza, la cual controlaba el paso de los pueblos que venían del centro del país, hacia el Valle de Oaxaca, siendo este mismo paso que se conservó durante la época colonial, cuando se estableció el Cacicazgo de Quiotepec, por el mismo Marqués del Valle de Oaxaca, dando nombre a este lugar como el “Camino Real a Oaxaca”.

El antiguo pueblo se encuentra en medio de dos ríos, por el norte tiene al Río Salado, nacido en la Mixteca Poblana-Oaxaqueña y por el Sur está el Río Grande o Río Quiotepec, que nace en la Sierra Juárez, uniéndose ambos en la parte baja del gran “Cerro de las Ruinas”, siguiendo su paso ya en uno solo que se llama: Río “Santo Domingo” y el cual desemboca en la Cuenca del Papaloapan.

El Cerro de la Ruina y el Río Grande en Santiago Quiotepec.

Santiago Quiotepec, es uno de los pueblos que se vio beneficiado por la construcción de la línea ferroviaria del Ferrocarril Mexicano del Sur, que inició sus funciones a fines del año de 1892, destacando dentro de su patrimonio tres puentes de grandes dimensiones, la estación de ferrocarriles, los cuartos para la sección de rieleros, dos túneles y un tanque de abastecimiento de agua para las máquinas y otras estaciones.

Se dio a conocer y apareció este bello e histórico pueblo en el mapa turístico, gracias a que fue beneficiado por un proyecto de ecoturismo, con el cual se pudieron construir los miradores, así como cabañas, zona de acampado, comedor y más servicios para la comodidad de los visitantes, ya que cuenta con atractivos turísticos, como: Visita a la Zona Arqueológica “Ciudad Vieja de Quiotepec”, las construcciones ferroviarias, paseo por el Río Grande, así como la visita del templo de Santiago Apóstol, el Río Cacahuatal, el Santuario de las Rosetas y caminar por el pueblo, ya que es un pueblo con una arquitectura en donde se aprecia en su arquitectura, las fachadas de casas de adobe y caminos de tierra.

Visitar Santiago Quiotepec, es tener un encuentro con la historia, la cultura y la naturaleza. Por eso el muralista nacido en este lugar Kevin Soriano hace una invitación a que visiten este pueblo conocido como “el tesoro de la cañada”, un pueblo de apenas 300 habitantes, pero que es una maravilla. Y se encuentra a tan solo 2 horas y media de la capital oaxaqueña, así como a 2 horas de la Ciudad de Tehuacán Puebla, exactamente en el km. 97 de la carretera federal 135 Tehuacán-Telixtlahuaca.

Visita este lugar y quedarás “enamorado a primera vista”, de la belleza que este pueblo tiene para que lo disfrutes y vivas momentos que nunca podrás olvidar en toda tu vida. Además apoyemos al turismo de este lugar, para que tengan una mayor derrama económica y puedan estar en mejores condiciones de las que ahora se encuentran, porque vivir aquí para ellos es un gran privilegio.

Templo de Santiago Apóstol en Quiotepec, destacando la belleza de este fantástico y enigmático lugar.

MURALISTA Y ARQUITECTO KEVIN SORIANO.

El muralista Kevin Soriano, quien tiene ya 5 años con actividades de expresión artística a través de las artes plásticas, especializándose en murales, pero además es arquitecto de profesión.

Su vida estaba trazada tal y como la ha venido viviendo, en cuanto al lugar donde nació, en cuanto a algunas circunstancias a donde la vida lo ha llevado, por ejemplo si tomamos en cuenta que se siente muy identificado con su pueblo, que etimológicamente en náhuatl significa también “Cerro de los Quiotes”, él nos dice que es de la tierra de “los quiotes y el viento”, ya que aquí siempre hace mucho viento; por eso él en sus obras, los cielos siempre llevan movimiento de nubes, como si el viento estuviera presente. Por cierto al artista Kevin le llama la atención que del viento nunca se sabe una dirección definida, es muy libre; siendo esta una característica de él, la libertad de acción por hacer los planes y proyectos que a él le plazcan, sin frenos, sin límites, quiere llegar muy lejos y poner muy en alto el nombre de Santiago Quiotepec. Además dice que los antiguos pobladores de Quiotepec, adoraban al Dios del viento, por lo que es uno de los cinco elementos que más van con su forma de ser y de sentir la vida.

Kevin se siente orgulloso de haber nacido en Santiago Quiotepec, Cuicatlán, Oax., sus papás nacieron también en este lugar, nos dice que su tatarabuelo materno fue pintor y dejó huella, parte de lo cual quedó plasmado en la restauración de dos emblemáticas joyas arquitectónicas que forman parte del patrimonio cultural de la Unesco, de la ciudad de Oaxaca de Juárez, como son el Majestuoso templo de Santo Domingo de Guzmán y el célebre Teatro Macedonio Alcalá. Kevin con su talento y estos antecedentes, siempre supo que tenía que ser artista, pues desde niño dibujaba, aunque estudió la carrera de arquitectura; llevar el arte en la sangre lo hizo seguir ese camino.

Realizó sus primeros trabajos de muralismo desde hace 5 años aproximadamente, lo cual ya no lo ha dejado, porque los proyectos han venido saliendo, uno a uno sin parar.

Lo que lo motiva a realizar sus obras y trabajos, es su entorno y el apego a sus raíces, la historia y el amor al arte.

Sus principales logros han sido culminar sus estudios profesionales, realizar murales de grandes dimensiones y ganar concursos de fotografía, pero principalmente lo que a él le satisface es hacer que la gente reconozca el lugar de donde viene, por medio de su trabajo.

Su estilo es ilustrativo, representan sus obras lo que percibe de un lugar. Su obra habla mucho de sus raíces, de su región, la cultura de su pueblo, son obras de mucho color, su inspiración es principalmente basada en sus raíces.

El artista Kevin Soriano realizó este mural del Mercado de San Juan Bautista Cuicatlán, con un mensaje sobre el cuidado de la reserva de la biósfera.

Le gustaría que su obra se conozca en otros países. Hacer su trabajo y que su tierra se reconozcan, sobre todo porque él considera que: “venir de un pueblo pequeño, no es impedimento para sobresalir”.

Como Kevin percibe el arte que él crea, es que el muralismo aporta mucho en el medio, da vida, da color y da un sentido de identidad, al lugar donde se encuentra, le gusta que las personas se identifiquen con su obra.

Aconseja a los jóvenes que inician en el arte, que se decidan a mostrar sus talentos, hacerse notar y que el mundo los reconozca, les dice que hay que volar, pero manteniéndose con los pies en la tierra.

Nos comparte sus redes sociales: Instagram: @soriano_gk y el whatsapp: 2382070930 e invita a todos los lectores a que visiten Santiago Quiotepec, municipio de San Juan Bautista Cuicatlán, Oaxaca.

El pan de yema de huevo tiene un sabor delicioso, un especialista en la elaboración artesanal de estos ricos panes es el Sr. Fermín Soriano.
La plaza principal de la Ciudad Vieja de Quiotepec en donde sobresale el Huey Teocalli.

 

- Publicidad -

Más artículos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -

Últimos artículos

Ir a la barra de herramientas